Logo de La Esencia del Vino
Usuario Administrador: Duran
Imagen bandera de España

¿El vino rosado es un tinto o es un blanco?

Una de las maneras más comunes de clasificar el vino es en vino tinto, blanco y rosado. Todos conocemos el vino blanco y el tinto pero, ¿qué tipo de vino es el rosado?.

El vino blanco se puede elaborar a partir de dos maneras. La primera es a partir de uvas blancas (aunque realmente son verdes). La segunda de ellas es a partir de uvas tintas pero utilizando solo su mosto (no se utiliza la piel, llamada hollejo).
 
El vino tinto siempre se elabora a partir de uva tinta y siempre se deja, durante la fermentación, el mosto en contacto con el hollejo. Esto hace que los hollejos transmitan al vino tanto el color como los taninos (compuesto presente en el hollejo, piel, pepitas y que tiene un papel importante en la elaboración del vino).
 
¿Y cómo se elabora el rosado?. El rosado se elabora generalmente a partir de uvas tintas pero dejando el hollejo muy poco tiempo en contacto con el mosto. En un vino tinto el mosto y los hollejos están en contacto durante días o semanas mientras que en los rosados se dejan unas horas. Este tiempo que están en contacto hace que se transfiera parte del color al vino, pero les hacen coger muy poco tanino
 
Dado que el tanino es la diferencia más grande entre el vino tinto y el blanco, podríamos decir que los vinos rosados son realmente vinos blancos. La falta de tanino hace que los vinos blancos y rosados puedan ser enfriados en la nevera antes de tomarlos (el vino tinto al llevar mucho tanino no debería enfriarse demasiado puesto que el tanino tiende a amargar el sabor con el frío).
 
A continuación mostramos un esquema resumido de las fases que intervienen en el proceso de elaboración del vino. Como se puede observar, la diferencia entre ambos es que en blancos y rosados se produce una fase (“Desfangado”) previa a la fermentación donde se eliminan los hollejos del mosto. Esto evita que el tanino quede marcado en el vino.
 
Estrujado/Despalillado: El despalillado consiste en separar el raspón del resto de la uva (el raspón puede transmitir acidez al vino o un toque herváceo). Posteriormente, se estruja la uva para extraer más fácilmente su mosto (con máquinas que no prensan las pepitas).
 
Maceración en frío: La maceración es el paso a estado líquido de los taninos, aromas y colorantes. Este paso se realiza sin fermentar en el caso de blancos y rosados. En el caso de los tintos esta fase se junta con la Fermentación alcohólica.
 
Desfangado: En el caso de blancos y rosados se produce una separación de hollejos, pepitas y material vegetal antes de la fermentación alcohólica. Aquí se impide que los vinos rosados sigan cogiendo tanino.
 
Fermentación Alcohólica: Proceso bioquímico que convierte el mosto en vino.
 
Descube: Este proceso se realiza en los tintos y consiste en trasegar el líquido a otro depósito (en los blancos y rosados no es  necesario al haber realizado el Desfangado).
 
Fermentación maloláctica: Segunda fermentación en la que se transforma el ácido málico en ácido láctico, ganando el vino en finura. En algunos casos esta fermentación se realiza en barrica, otorgando al vino un carácter diferente.
 
Enfriamiento/Clarificación: Se enfría el vino, se deja reposar y se clarifica para evitar posos.
 
Crianza: En algunos vinos se lleva a cabo la fase de crianza donde el vino pasa un período de tiempo en barricas para otorgarle otro carácter. Esta fase se suele dar sobre todo en  tintos.
 
Embotellado: Fase en la que el vino se introduce en los recipientes donde finalmente podrá llegar hasta el consumidor.
 
Y tú, ¿sabías de la existencia de los taninos?. En próximas entregas hablaremos más detalladamente de esta sustancia química tan importante en la elaboración de los vinos (la maduración y suavización de los taninos es el proceso perseguido durante la elaboración del vino, pues de él depende la calidad final del producto).
 
 

 

Imágenes

Esquema con el proceso de elaboración del vino

Comentarios

Añadir un Comentario nuevo