Logo de La Esencia del Vino
Imagen bandera de EspañaImagen bandera de InglaterraImagen bandera de FranciaImagen bandera de Alemania
Usuario Administrador: Charly
Imagen bandera de España

La increíble historia del CocaVino

La bebida más famosa de la humanidad, en un principio... fue vino

En esta historia nos encontraremos con un par de protagonistas principales, los cuales jamás hubieran podido imaginar que estaban dando nacimiento a lo que luego sería el producto más consumido en el mundo. El primero de esos personajes, se llamaba Angelo Mariani y nació en Córcega el 17 de diciembre de 1838, este boticario y químico ítalo-francés, llegó a inmortalizar su apellido. Con apenas 25 años de edad, en 1863, creó un elixir tonificante que apaciguaba cualquier tipo de dolencia, generó furor en las boticas europeas. Comercializado bajo el nombre de vino Mariani, este tónico lograba efectos milagrosamente vigorizantes, a tal punto que el mismísimo Papa León XIII llegó a promocionarlo con sumo entusiasmo, y él mismo en persona condecoró a Mariani con una medalla en reconocimiento a su invento, “tan bueno para la salud”.
 

El secreto de la fórmula de Ángelo Mariani era tan sencillo como rentable, al mezclar vino de cepas nobles de Burdeos (Merlot, Malbec, Cabernet Sauvignon, Petit Verdot y Cabernet Franc) y hojas de coca de los Andes Sudamericanos de Perú. No obstante, hacia 1871, cuando este elixir, popularmente conocido como Cocavino, ya había conquistado toda Europa, un notable efecto secundario comenzó a decantar: la gente que lo probaba generaba una inmediata dependencia.
 
El auge del Cocavino le permitió a Mariani levantar una pujante industria farmacológica y a mediados de 1880, su “Vin Mariani” llegó a ser comercializado también en los Estados Unidos, lugar en el que inspiró varias imitaciones. Y aquí empieza la segunda parte de la historia, donde entra en escena el segundo protagonista, John Pemberton, un boticario de 54 años que trabajaba en la (ahora famosa) farmacia “Jacobs”, en la ciudad de Atlanta quién, en 1886, se encontró con un ejemplar del “Vin Mariani”. 
 
Este boticario americano vio la posibilidad de replicar el producto europeo en su país. En un primer momento, fue una copia del original Cocavino, al cual Pemberton rebautizó con el nombre de “Pemberton`s French Wine of Coca”, o sea “Vino Francés de Coca de Pemberton”. Pero inmediatamente se encontró con un problema: la “ley seca” del estado de Georgia. Si Pemberton pretendía seguir vendiendo su tónico, debía eliminar el alcohol del mismo. Y eso hizo.
 
Tras mucho trabajo, y decepcionantes estudios de prueba y error, llegó en julio de 1886 a la fórmula que le permitía eliminar el vino y reemplazarlo por otros ingredientes, como el azúcar, el zumo de lima, la cafeína, el ácido cítrico, la canela, la vainilla, el limón, la naranja, el coriandro, la nuez moscada, la hoja de coca y las semillas de nuez de cola. Todo, por supuesto, enmarcado en una fórmula secreta. Ya con dicha fórmula resuelta y probada, había llegado el momento de cambiarle el nombre al brebaje. Después de mucho pensar, la ganadora fue una idea surgida de uno de los empleados de la farmacia “Jacobs”, Frank Robinson, quien tomando el nombre de dos de los principales ingredientes de la bebida (la coca y las semillas de nuez de cola) sugirió bautizarla como “Coca-Cola”. Y fue en esa misma farmacia de Atlanta donde se bebió la primera muestra del producto.
 
En sus comienzos, el otrora “tónico para la salud” Coca Cola, debía beberse agregándole soda, ya que resultaba muy denso y empalagoso. Otro americano, Griggs Candler, se vio interesado en el producto de Pemberton, y se asoció con él, aunque después de la muerte de John Pemberton en 1888 (adicto a la morfina a raíz de una herida de guerra), se alzó con la totalidad de la marca. Después de unos años, Candler se encargó de expandir la Coca Cola, que se vendía ya fuera de la farmacia (siempre agregándole soda).
 
En 1894, al propietario de una tienda, llamado Joseph Biedenharn, se le ocurrió embotellar la bebida por primera vez, para que la gente la lleve a su casa; y en 1899 Benjamin Thomas y Joseph Whitehead, dueños de una franquicia de embotellado, se asociaron con Candler para incorporar la soda, embotellar masivamente, y que la Coca Cola pase a ser “portátil”, con el gas incluido. Desde ese momento, nada ni nadie frenaría el crecimiento mundial de esta bebida gaseosa de cola, transformándose en una de las principales marcas del Universo.
 
Aunque la ciencia tardaría más de un siglo en descubrirlo, cierto es que la solución alcohólica del vino de Mariani actuaba como solvente extractor de los alcaloides de la coca, lo que en otras palabras hoy conocemos como cocaína, además de ciscocaína, transcocaína y cinnamoylcocaína. El éxito del vino Mariani tenía, pues, más de un secreto. Que las sustancias reinantes en el vino extraían las propias de la hoja de coca es cierto, ahora, en cuanto a sus beneficios para la salud, se demostró lo contrario, a tal punto que en 1914, con la promulgación de la ley estadounidense que reguló y prohibió drogas como la cocaína, el vino Mariani llegó a su fin, y se prohibió definitivamente…por lo menos en su antigua fórmula. Ese mismo año casualmente falleció en París, Ángelo Mariani. Pero hasta ese momento, la fama del “Vin Mariani” ya había traspasado todas las fronteras de Europa, llegando a los principales estratos sociales. 
 
Y así fue como nació lo que hoy conocemos como Coca Cola,  un imperio comercial gigantesco…que tuvo sus orígenes en el vino.
 
 

Imágenes

Coca Vino

Comentarios

Añadir un Comentario nuevo