Logo de La Esencia del Vino
Imagen bandera de EspañaImagen bandera de InglaterraImagen bandera de FranciaImagen bandera de Alemania
Usuario Administrador: Charly
Imagen bandera de España

Estalla la guerra contra el cava barato

17 bodegas crean una marca propia para reivindicar el espumoso de calidad tras abandonar la Denominación de Origen

 
Diez años después de que las dos grandes marcas de la industria del cava, Freixenet y Codorníu, sellaran la paz tras una guerra que duró mas de una decada, los pequeños productores se rebelan contra una estrategia que abrió al espumoso catalán las puertas de medio mundo pero que le ha acabado pasando factura: hacer del cava un producto barato. La decisión de seis bodegas de prestigio de la comarca del Penedès de crear una marca colectiva de calidad ha provocado malestar entre las familias del cava.

 
Las desavenencias empezaron estallando puertas adentro de las grandes estirpes. En Freixenet, las diferencias entre los Bonet, los Hevia y los Ferrer acabaron con la venta del 51% de la compañía al grupo alemán Henkell. Y ahora, en Codorníu, participada por varias generaciones de los Raventós, sufre la voluntad de una parte de la familia de venderse sus acciones a un fondo extranjero. Y en otro de los nombres ilustres, Juvé & Camps, una de sus ramas vendió parte de su accionariado el pasado mes de noviembre a un inversor privado.
 
El último episodio ha sido la creación Corpinnat, una marca colectiva de la Unión Europea que han impulsado Gramona, Llopart, Nadal, Recaredo, Sabaté i Coca y Torelló, que concentran un tercio de la producción de botellas de gran reserva de cava. La asociación quiere recuperar el prestigio perdido por la identificación del cava con los espumosos low cost y solventar uno de los problemas a los que se enfrenta el cava y no su competencia: la disgregación geográfica de la denominación de origen, ahora también por varias comunidades autónomas. Y es que otro frente se libra justamente fuera de las fronteras de la comarca. Las ventas de las bodegas que producen cava fuera de Cataluña siguen avanzando sin pausa y en 2017 pegaron un estirón del 16%.
 
El año pasado las ventas de cava crecieron el 3%, cuando se despacharon más de 250 millones de botellas de espumoso en todo el mundo. Pero de estas, apenas el 12% eran de alta categoría. Y ello a pesar de que el segmento Premium creció el 10% y de la creación de la categoría ‘Cava de Paraje Calificado’, que tuvo su puesta de largo el año pasado en Londres.
 
Hace apenas cuatro años, 14 bodegas del Penedès salieron de la DO Cava para crear la marca Clàssic Penedès. Hoy ya son 17 los productores que prefieren etiquetar sus botellas con esta marca en detrimento del cava. Y es que la estrategia de los pequeños elaboradores, que fundamentan su estrategia comercial en métodos artesanos y alta calidad final, choca con la de los grandes productores como Freixenet, Codorníu, Jaume Serra o Marquès de Monistrol, que sacan al mercado grandes volúmenes de espumosos. Corpinnat está abierto a nuevos elaboradores, siempre que las bodegas estén dentro de una zona circunscrita a 46 municipios y cumplan, produzcan de forma ecológica y cumplan criterios estrictos, como largos tiempos de crianza o se comprometan con los campesinos a largo plazo y con una tarifa mínima superior a la inicial. La idea de Xavier Gramona, uno de los impulsores de Corpinnat, es que la DO Cava pueda ser en el futuro el paraguas de varias submarcas que permitan fijar la zona y la calidad de los espumosos lo que, a su juicio, evitaría la diáspora que ha empezado a sufrir el cava, del que han ido huyendo elaboradores que no querían arrastrar el estigma del bajo precio a la hora de comercializar en el extranjero. Prueba de que no quieren salir de la denominación Cava, sostienen fuentes del sector, es que varias de esas bodegas están vinculadas a las principales instituciones de la industria.
 
El sector vive ahora, con la incógnita de quién asumirá el liderazgo del consejo regulador tras la marcha, antes de verano, de Bonet. La industria apostaba por Jaume Gramona, pero este se autodescartó. Mientras tanto, el Consejo Regulador ha convocado esta semana a los impulsores de Corpinnat para abordar su iniciativa. Un encuentro que la industria espera que sirva para apaciguar las aguas.
 
 

Imágenes

Abierta la guerra contra el cava barato

Comentarios

Añadir un Comentario nuevo