Logo de La Esencia del Vino
Imagen bandera de EspañaImagen bandera de InglaterraImagen bandera de FranciaImagen bandera de Alemania
Usuario Administrador: Charly
Imagen bandera de España

El vino y el origen del beso en la boca

El beso romántico, tal como lo conocemos hoy en día, surgió gracias al vino

 
Los besos son el lenguaje universal del amor y estrechan vínculos entre las personas. Cada 13 de abril se celebra el Día Mundial del Beso. Se hace en honor a una pareja tailandesa que se dio el más largo de la historia durante un concurso unos años atrás. Duró 58 horas.

 
Ciertamente puede resultar de difícil a imposible determinar cuándo y cómo surgió el hábito de besar, ya que hay evidencia de sobra para asegurar que se trata de una práctica casi tan antigua como la humanidad misma. En la Antigua Grecia, el beso en la boca era casi desconocido: se limitaban a besar la cabeza, los ojos o las manos, según se deduce de los poemas homéricos. Como curiosidad, mientras se besaba en la frente a la otra persona también se le cogía de las orejas. En la Antigua Roma, el beso como saludo era una práctica habitual de la conducta social, aparte del significado sexual que tenía... Y así hasta llegar hasta nuestros días, en los que dependiendo en la cultura en la que nos encontremos tendrá una interpretación diferente. 
 
Pero lo que sí podemos certificar es que la costumbre de besar en la boca tuvo su expansión en el mundo gracias a una particular reglamentación impuesta alrededor del año 740 antes de Cristo, en Europa.
 
Varios historiadores griegos y romanos de la época (entre ellos Plutarco y Valerio Máximo), dejaron plasmado en sus obras que por aquellos tiempos, Rómulo, fundador y primer rey de la monarquía de Roma (el mismo de la leyenda de Rómulo y Remo), dictó y estableció diversas leyes durante su reinado, que se sucedió desde el 753 hasta el 716 antes de Cristo. Una ley puntual de ese conjunto es la que centra nuestra atención.
 
En la misma, se instaba a las mujeres a la abstinencia total de alcohol y se les prohibía terminantemente beber vino puro, llamado temetum en esos años. No se les permitía siquiera tener bajo su control las llaves de los lugares de sus propias casas donde se guardase vino. La finalidad de esta disposición era ayudar a mantener en todas las mujeres “una perfecta y pudorosa conducta”, algo con lo que el alcohol no colaboraba mucho.
 
Para detectar si alguna mujer había violado la ley, su marido debía acercarse a su cara y sentir su aliento. Esto funcionó durante un periodo, hasta que una ley más firme aún obligaba a los hombres a rozar los labios de su esposa con los suyos (siempre en privado), para asegurarse que no había consumido vino. Y los esposos más estrictos colocaban su lengua dentro de la boca de su cónyuge. Cuando las parejas se empezaron a dar cuenta de lo apasionada y placentera que resultaba la medida, la adoptaron como una demostración de amor.
 
Debemos resaltar entonces dos puntos: el primero, que si alguna mujer faltaba a la norma, su castigo era tan grave como el de las adúlteras y prostitutas; y el segundo, que, aunque indirectamente, el beso “romántico” nació gracias al vino, y luego se transformó en una manifestación de amor.
 

Imágenes

Vino y beso en la boca

Comentarios

Añadir un Comentario nuevo