Logo de La Esencia del Vino
Imagen bandera de EspañaImagen bandera de InglaterraImagen bandera de FranciaImagen bandera de Alemania
Usuario Administrador: LEDV
Imagen bandera de España

El color de la botella de vino

Las distintas tonalidades se consiguen coloreando el vidrio en su estado líquido a través de polvos de óxido metálico completamente inocuos

 

El vino es un ser vivo y seguirá evolucionando en el interior de la botella hasta su momento óptimo de consumo. Dependiendo del tipo de vino y de la forma de almacenarlo, ese momento óptimo llegará antes o después, y en esto tiene mucho que ver el color y la forma de la botella.



 

El origen del color del vidrio de las botellas de vino no está en la protección del vino contra la luz, como mucha gente cree, sino en que antiguamente no se conocía la manera de depurar y filtrar las impurezas del vidrio y éstas teñían las botellas de un color ambarino y turbio.  Sin embargo, este defecto ofrecía en realidad una ventaja para el vino, al protegerlo de la luz directa lo que se debe a la acción de la radiación ultravioleta sobre algunos componentes químicos que se destruyen ante la acción de la luz.
Hizo falta el paso del tiempo para demostrar que tras esta cualidad de la botella de vidrio se esconde la conservación de los caldos, preservándolos de los rayos solares que puedan perjudicarlo.:
  • Transparente: sin duda es el vidrio que peor conserva las propiedades del vino, solo evita un pequeño porcentaje de radiación solar.
  • Verde: está bastante bien, por lo general consigue filtrar entre el 30 y el 60% de la radiación.
  • Ámbar: es el mejor color para evitar que se estropee el caldo,  atrapa casi el 90%
  •  
Actualmente el vidrio se filtra y se puede teñir de cualquier color en función de cuestiones estéticas o de marketing. El vidrio verde es el más barato por la sencilla razón de estar tintado por impurezas de óxido ferroso, de hierro. Para quitar dichas impurezas hay que "limpiar" el cristal o trabajarlo de manera más fina, lo que encarece el coste.
 
La clasificación actual puede ser la siguiente: blanco, ámbar, verde esmeralda, verde aguamarina, verde hoja seca, verde oliva y azul. Estas tonalidades se consiguen coloreando el vidrio en su estado líquido a través de polvos de óxido metálico completamente inocuos. No obstante, el vidrio blanco es el más puro de todos.
 

Aunque no existen reglas o legislaciones al respecto, los usos y costumbres han llevado a los bodegueros a destinar ciertos colores a determinados tipos de vinos:

  • Para los vinos Tintos se usan botellas de color verde oscuro.
  • Para los vinos Blancos se usan botellas de color verde claro o castaño.
  • Para los vinos Blancos jóvenes o Rosados, normalmente de consumo rápido, se usan botellas transparentes.
  • Para los vinos de Guarda se usan botellas de cristal oscuro, casi opaco.
  • Para los vinos de Jerez y Oportos se usan botellas de color marrón oscuro o negro.

 

Aunque en la actualidad, la mayoría de los productores de vino tinto siguen empleando cristales de color verde oliva, porque según los especialistas, es uno de los envases que mayor protección ofrece al vino.

 

Como hemos visto la razón principal de colorear el vidrio es proteger al vino frente a la luz, pero además en algunas ocasiones la elección del color del vidrio está vinculada a objetivos puramente mercantiles, y se elige para resaltar los matices y los reflejos de los vinos que contienen. De modo que hoy la gama de colores se ha extendido en forma notable, dejando al descubierto un mercado preocupado por la estática y la presentación de sus productos.

 

 

Imágenes

El color de la botella de vino. El color de la botella de vino

Comentarios

Añadir un Comentario nuevo