Logo de La Esencia del Vino
Imagen bandera de EspañaImagen bandera de InglaterraImagen bandera de FranciaImagen bandera de Alemania
Usuario Administrador: Charly
Imagen bandera de España

Científicos intentan recrear el vino que bebió Cristo

El vino figura a lo largo de todas las Sagradas Escrituras

 
Dice la Biblia que lo primero que hizo Noé cuando bajaron las aguas del diluvio fue plantar una viña. Desde ese momento el vino figura a lo largo de todas las Sagradas Escrituras, hasta el final. De hecho, además del agua y la leche, es la única bebida que se nombra. Tal importancia tenía, que fue elegida para acompañar ni más ni menos que la Última Cena, además de otros pasajes muy importantes.

 
Un grupo de científicos israelíes de la Universidad de Ariel, en Cisjordania, se encuentra actualmente abocado a una tarea que podría tener efectos tanto históricos como sensoriales: se trata de la producción de un vino igual al que se bebía hace mas de 2.000 años, para recuperar y poder sentir en el propio cuerpo el gusto, el aroma, el color y la textura que sintió en su momento Jesucristo al beberlo.
 
Para esto, el primer paso es la recuperación de la uva Hamdani, Jandali y Balad, cepas con la que se elaboraban el vino en aquel entonces, mediante semillas de uva antiguas en las que se están llevando a cabo pruebas genéticas. El material genético die estas uvas podría ser transferido a uvas israelíes actuales y, finalmente, conseguir la milagrosa resurrección del vino de antaño.
 
La investigación incorpora también el análisis de vasijas de vino hechas con barro, encontradas en las ruinas de diversos templos judíos. Este no sería el primer logro vitivinícola de dicho grupo de científicos, quienes presentaron en la reciente exposición internacional de alimentos en Milán 2.480 botellas de vino elaborado a partir de uva Maaravi, una variedad considerada extinta, cultivada en el este de Belén alrededor del año 220 d.C. El próximo paso, claro está, tendrá el sabor de un hito histórico.
 
En el valle entre Belén y Jerusalén, las ciudades que marcan el comienzo y el fin de la vida de Cristo, Cremisan Winery fue la primera en producir vino que utiliza solo uvas nativas de la región desde el 2008. “Para mantenerse fuerte en el mercado, es necesario contar con vinos únicos como estos”, dice Ziad Bitar, gerente de ventas de Cremisan. “Estamos hablando de uvas que estuvieron aquí desde hace miles de años. Nosotros no estábamos aquí, pero podemos imaginar que bebían este tipo de vino”.
 
Su vinicultor, Fadi Batarseh, interviene: “¡Y esperamos que Jesús se sienta satisfecho con nuestro vino!”
 

Imágenes

Científicos intentan recrear el vino que bebió Cristo

Comentarios

Añadir un Comentario nuevo